Agua freática o Gravitacional.

La fuerza gravitacional, hace posible que el agua se infiltre en el suelo. Cuando el suelo no puede retener más agua en contra de la atracción de la gravedad, se dice que el suelo ha alcanzado su capacidad de campo. Cuando un suelo ha alcanzado su capacidad de campo, el resto de agua que ingrese al suelo no será ya retenida, sino que descenderá a niveles más profundos influida simplemente por la fuerza gravitacional. Esta agua continuará moviéndose hacia abajo después de la cesación de la infiltración hasta que se mantenga en equilibrio con la presión atmosférica. El agua que desciende simplemente por gravedad y se almacena entre el nivel y la superficie freática es el agua freática o gravitacional. Los espacios vacíos entre partículas del suelo en la zona freática (debajo del nivel freático) están saturados de agua, por lo tanto la presión interna del agua en ellos es mayor que la presión atmosférica. Esta agua retenida tiende a fluir lateralmente (Figura 4.2).

Figura 4.2. Aguas subterráneas (Whitlow, 1994).

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada