Reserva contra Incendios de un Edificio.

Las causas de incendios obedecen a distintas razones:

-    Causas naturales: efecto de lupa (vidrios rotos), terremotos, incendios forestales,  rayos,  etc.
-        Causas humanas: imprudencias, ignorancia de los peligros, trabajos mediante calor (soldaduras), intencionales, malos diseños de instalaciones a gas o eléctricas, mal funcionamiento de artefactos a gas o eléctricos,  etc.

La protección contra incendios en edificios comprende tres etapas: Prevención general y de diseño,  Detección y Extinción.

Prevención general:

Tiene por objetivo evitar los incendios, limitar su propagación y prever los medios de escape. Los sistemas de protección contra incendios comprenden el conjunto de condiciones de construcción, instalación y equipamiento que se deben observar tanto para los ambientes como para los edificios.

Prevención de diseño: 

Los objetivos que se persiguen son los siguientes:

-          Dificultar la gestión de los incendios.
-          Evitar la propagación del fuego y dificultar la propagación de los gases.
-          Permitir la permanencia de los ocupantes hasta su evacuación.
-          Facilitar el acceso y las tareas de extinción del personal de bomberos.
-          Proveer las instalaciones de extinción.

Detección:

La función de los sistemas de aviso de incendios es la de reconocer un incendio en lo posible en la fase de origen y avisar automáticamente al personal auxiliar.

Extinción:

Consiste en eliminar lo antes posible el fuego, para lo que se deberá contar con un sistema de hidrantes que estarán compuestas por una fuente de abastecimiento de agua,  una red de tuberías para agua de alimentación y los hidrantes necesarios.

En el diseño del tanque para abastecimiento de agua potable en un edificio se tomará en cuenta un volumen adicional que servirá como reserva en caso de incendio para aminorar la propagación del fuego, en tanto llegue auxilio y así poder salvar vidas humanas.

Figura 126. Reserva contra incendios

A partir del tanque se tendrá dos salidas, una para el abastecimiento normal y otra para la reserva contra incendios. En el segundo caso la tubería recorre desde el tanque hasta la planta baja, permitiendo salidas en cada piso para la ubicación de los hidrantes, los mismos que serán habilitados solo en caso de incendio introduciendo la manguera dentro del hidrante forzando la apertura de la válvula.

Figura 127. Manguera a ser conectada al hidrante

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada