Retrasadores del Inicio del fraguado.


Estos retrasan el inicio del fraguado manteniendo por más tiempo su consistencia plástica. Se los suele utilizar en:

•Hormigonado a temperaturas elevadas; para evitar el fraguado anticipado por evaporación del agua de amasado.
•Cuando la distancia de transporte es considerable.
•Hormigonado de grandes volúmenes, o superficies extensas.
•Hormigón masivo; para la atenuación en la liberación de calor de hidratación.

Estos aditivos producen retracción, por tanto es conveniente hacer ensayos previos.

Determinados retardadores de fraguado pueden producir, generalmente, una disminución de las resistencias  mecánicas  iniciales  (efecto  secundario);  sin  embargo,  las  resistencias  mecánicas aumentan frecuentemente, a mediano plazo, con respecto al hormigón de referencia (figura 4.3).

La aceleración o desaceleración del proceso de  fraguado  mediante  aditivos  o  mediante cementos  apropiados,  además  de  afectar  la hormigón a corto plazo, tiene efecto sobre la resistencia  del  hormigón  a  largo  plazo.  La aceleración   inicial   del   proceso   conduce   a resistencias  menores  a  largo  plazo,  pues  el agua           de        curado tiene    menor  nivel            de penetración por el  endurecimiento del hormigón.  En  cambio  la  retardo  inicial  del proceso   determina   resistencias   mayores   a largo  plazo,  pues  el  curado  se  vuelve  más eficiente.

 FIGURA 4.3    Efecto de los retardadores y de los acelerantes en la resistencia

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada