Agentes Inclusores de Aire en el Hormigón.


El rol de los agentes inclusores de aire o aireadores es introducir en el hormigón millones de pequeñas burbujas de aire, separadas y repartidas uniformemente. Estas micro-burbujas permanecen así durante el endurecimiento del material, de esta manera se mejora sensiblemente la resistencia al hielo y  a  las sales anticongelantes. Como resultado además se obtiene el  mejoramiento de la trabajabilidad y la disminución de la segregación.

A medida que el agua se congela, pasa por un cambio de volumen, este da por resultado una presión hidráulica que puede ser suficiente para desintegrar el hormigón. La evaporación del agua y la subsiguiente  cristalización  de  las  sales  para  deshielo  también  pueden  causar  un  fenómeno semejante. La experiencia de campo y en el laboratorio ha demostrado de modo concluyente que la inclusión adecuada de aire aumenta la resistencia del hormigón a la desintegración por congelación y deshielo, en un factor muy grande. Al satisfacer su finalidad, el aire incluido dará lugar a vacíos suficientemente cercanos como para reducir las presiones que tienden a desarrollarse.

De un 4 a 7% de aire incluido en relación al volumen del Hº, darán por resultado una durabilidad óptima. Los incorporadores de aire tienen como efecto colateral la disminución de la resistencia del hormigón, aproximadamente en un 5% por cada 1% de burbujas de aire introducidas (Figura 4.4)

En los casos en que una mezcla sea deficiente en el volumen de cemento, la inclusión de aire incrementará la  resistencia del  hormigón. Con mezclas más ricas, en  donde se  tiene volumen suficiente de cemento, debilitará la mezcla (figura 4.5). Sin embargo, este castigo en la resistencia es más que compensado por el aumento en la durabilidad que imparte el aire incluido.

En el hormigón plástico, los huecos de aire incluido tienden a bloquear los capilares, que constituyen las trayectorias naturales para el escape del agua de exudación1; por lo tanto, el hormigón con aire incluido tenderá a exudar menos que el hormigón sin ese aire, lo que permite realizar antes el acabado de la superficie del hormigón.

En el hormigón endurecido, estas burbujas de aire también tenderán a interrumpir los capilares, lo que da lugar a una menor absorción de agua. La inclusión de aire mejora mucho la trabajabilidad del hormigón y permite el uso de agregados deficientes en finos o mal graduados. Con la adición de aire incluido, para igual trabajabilidad, se puede reducir el agua de mezclado del 2 al 4% del aire incluido.
En los elementos pretensados mediante armaduras ancladas exclusivamente por adherencia, no podrán utilizarse aditivos inclusores de aire.

 
FIGURA 4.4  Efectos del contenido  de  aire  sobre  la durabilidad,  la  resistencia  a  la  compresión  y  el contenido requerido de agua del hormigón.


 FIGURA 4.5 Influencia  del  aire  incluido  sobre  la resistencia  del  Hº  con  distinto  contenidos  de cemento.

FIGURA 4.6 Contenido  de  aire  ocluido  según  el tamaño máximo del árido.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada