Superficie y Nivel Freático.

El agua percolante puede descender a diferentes profundidades, hasta llegar a una profundidad donde se detiene, a esta superficie que llega el agua se la denomina superficie freática. Si se perforara un pozo más profundo que la superficie freática, el agua no se retendrá al fondo del pozo sino se cumplen ciertas condiciones, sino que seguirá descendiendo. Si se sigue profundizando el pozo, el agua alcanzará nuevamente una superficie donde se detendrá y se acumulará al fondo del pozo. Al nivel de agua que se eleva por encima de su superficie freática, se lo denomina nivel freático, la condición que debe cumplirse para que el agua se detenga es que: la presión del agua en los espacios vacíos del suelo alcance un equilibrio con la presión atmosférica. Algunos geólogos estiman, que el agua puede descender hasta alcanzar 8 kilómetros al interior de la tierra (Whitlow, 1994).
El agua subterránea puede ser de dos tipos, la Figura 4.2 muestra que ambos tipos están separados por el nivel freático. El agua que se encuentra por encima del nivel freático se la llama: Agua vadosa o capilar y la que está por debajo del nivel freático se la llama: Agua freática o gravitacional.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada