Entibado de Zanjas: Aspectos generales.


Se define como entibado al conjunto de medios mecánicos o físicos utilizados en forma transitoria para impedir que una zanja excavada modifique sus dimensiones (geometría) en virtud al empuje de tierras. Se debe entender que el entibado es una actividad medio y no una finalidad. Sirve para poder lograr un objetivo de construcción (colector, galería o fundación) por lo cual la conclusión de la obra es retirada casi en su totalidad.

Como indico anteriormente, tratándose de un  medio, el entibado puede ser omitido dentro de ciertos criterios gicos, siempre que se pueda anular el empuje de tierras, por cualquier otro procedimiento o considerar que durante el tiempo que durará la zanja abierta, la tierra no deslizará. Sin embargo en este último caso hay que tomar en cuenta el factor   psicológico ya que sin la protección de un entibado, el fondo de una zanja produce una sensación de inseguridad y Timor que influye en el rendimiento de lo obreros.

Otros  factores  que  influyen  en  la  determinación  de  usar  un  entubamiento  es  la  presencia  de fundaciones  próximas  de  edificios,  pavimentos  de  calles,  cimientos  de  muros  y  otro  tipo  de estructuras. Se recomienda por tanto una cuidadosa observación previa de lo siguiente:

  • Al considerar que los taludes de las zanjas no sufrirán grandes deslizamientos, no se debe olvidar  que  probablemente  se   producirán  pequeñas  deformaciones  que  traducidas  en asentamientos diferenciales pueden dañar estructuras vecinas.
  • Las fluctuaciones del nivel freático en el terreno modifican su cohesn, ocasionando por lo tanto rupturas del mismo.
  • La presencia de sobrecargas  como maquinaria y equipo o la provocada por el acopio de la misma tierra, producto de la excavación, puede ser determinante para que sea previsto un entubamiento.  En  estos  casos  será  la  experiencia  y  el  buen  criterio  de  los  factores  que determinen o no el uso de un entibado.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada