Factores que Influyen sobre la Segregación.

La segregación de los diversos componentes del hormigón es perjudicial y deben realizarse todos los esfuerzos  posibles  para  minimizarla.  Las  imperfecciones  en  el  hormigón  endurecido,  como cangrejeras, vetas de arena, capas débiles y porosas, cuarteadura, picadura y costras superficiales suelen estar relacionadas con la segregación.

La reparación de los defectos dañinos debidos a la segregación es difícil y costosa. Es mucho mejor evitar la segregación mediante la utilización de mezclas bien diseñadas y vaciando el hormigón en forma adecuada bajo una supervisión competente.

La  segregación del  hormigón siempre es  un  problema, porque  el  hormigón no  es  un  material homogéneo sino una mezcla de materiales que varían mucho respecto al tamaño y la gravedad específica. Debe tenerse un cuidado especial en evitar los defectos debidos a la segregación cuando la mezcla de hormigón es muy pobre, está muy húmeda, contiene agregado muy áspero que no es de forma cúbica o esférica, o el tamaño máximo del agregado es grande en comparación con las dimensiones del elemento que se va a vaciar.

En una mezcla de hormigón, la segregación no se limita a los sólidos. El agua de mezclado tiende a subir, a medida que las partículas sólidas más pesadas del agregado y del cemento se asientan a través de ella (exudación). Es posible que este tipo de segregación se aprecie durante el vaciado, pero es más evidente después de haberlo realizado.

La dosificación adecuada es el único de los factores importantes que influye sobre la segregación. Después de mezclar, todas las operaciones relacionadas con el transporte y vaciado del hormigón, brindan oportunidades adicionales para la pérdida de uniformidad. El llenado de las tolvas o carretillas con el hormigón y su respectiva descarga en el encofrado por métodos manuales o la vibración, dan lugar a más oportunidades para la segregación.

Todas  las  operaciones  relacionadas  con  el  manejo,  vaciado  y  consolidación de  la  mezcla  de hormigón deben planearse y controlarse con todo cuidado para evitar la segregación. En general, la mezcla de hormigón no debe estar más húmeda de lo necesario, debe dejarse que caiga verti- calmente en un flujo continuo y debe vaciarse tan cerca como se pueda de su ubicación final para evitar el exceso de movimiento lateral. En la sección “Puesta en Obra” se analizan con detalle los métodos correctos e incorrectos de manejo, vaciado y compactación del hormigón.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada