Partes Constitutivas de una Bóveda en un Puente.


Se pueden distinguir los siguientes elementos:

La bóveda propiamente dicha que corresponde a la superestructura y los pies derechos a la infraestructura y que son los que absorben y transmiten los empujes del arco ver figura 5.28.

Figura 5.28   Partes constitutivas de una bóveda.

El eje de las bóvedas puede ser: Una parábola, una elipse, un arco de círculo, un arco de varios centros o mejor aún la curva funicular de las cargas que actúan sobre el arco.

En corte transversal, ver figura 5.29 la bóveda puede llevar muros laterales denominados tímpanos que son muros de contención del relleno de tierra que se coloca en medio de ellos hasta alcanzar el nivel de la calzada.


Cuando el relleno es muy alto y la calzada estrecha es conveniente ligar estos tímpanos por medio de muros o tabiques transversales. Caso en el que tanto los muros como los tabiques se los construye en hormigón armado, ver figura 5.30
Figura 5.30.   Detalles de las bóvedas

En las bóvedas para puentes ferroviarios, las durmientes pueden ir directamente sobre el relleno si este es de grava o arena, porque si es de tierra, se deberá colocar una capa de ripio o balasto para recibir los durmientes.

El extradós de las bóvedas debe ir impermeabilizado antes de colocar el relleno para así evitar que las filtraciones manchen el intradós y ocasionalmente provoquen daños a la estructura. El espesor mínimo del relleno en la clave debe ser de 0.3 m.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada