Puentes de tablero Superior: Posibilidad de armar la losa del tablero.


El tablero esta constituido por una losa solidaria con las vigas principales.

La losa puede ser armada en una e las tres formas siguientes:

1º) Perpendicularmente al transito, apoyándose   sobre las vigas principales.

2º) Paralelamente   al transito,   apoyándose  en  viguetas transversales puestas especialmente con este objeto.

3º) En ambos sentidos, apoyándose en las vigas principales y en vigas transversales.

La primera disposición es la más común y casi siempre la más económica.
En la losa se apoya sobre las vigas principales formando un conjunto de manera que las vigas principales trabajen como vigas T.

El problema del proyecto de la losa consiste en averiguar el grado de empotramiento de las losas en las vigas. Evidentemente el empotramiento es tanto mayor cuanto mayor son las dimensiones de las vigas y cuanto más corta sea su longitud o el espaciamiento entre las viguetas transversales, o en otras palabras cuanto mayor sea su resistencia a la torsión.

De no emplearse un método más exacto, el problema pude resolverse calculando los momentos negativos como si la losa fuera perfectamente empotrada y los momentos positivos como si tuvieran un 75% de empotramiento. En éste caso el cálculo está del lado de la seguridad y es bastante exacto por dimensiones comunes de las losas,   viguetas y vigas principales.                                   
    .
El voladizo debe ser de longitud tal que su momento máximo sea igual al máximo negativo del paño interior, para dar  de ésta manera un espesor y obtener una armadura uniforme.

Esto tiene como ventaja que facilita el cálculo de la viga T que constituye la viga principal, y la distribución de la armadura de la losa.

La segunda disposición no presenta ninguna ventaja que implica la colocación de viguetas transversales a muy corta distancia e ignorar el apoyo que presentan las vigas longitudinales.

La tercera solución puede competir con la primera ya que presenta una disminución de la armada en  los paños inferiores de la losa debido a la repartición de la carga en  dos sentidos y en cambio un aumento del número de viguetas transversales    con   respecto a la solución primera.   La ración de las viguetas principales en este tercer caso no debe  ser mayor que 0.15 veces la separación entre las vigas principales para que la losa pueda considerarse armada en dos sentidos.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada