PUENTES DE ARCO: Articulación.



Para arcos verdaderos de costillas sólidas, la escogencia entre extremos empotrados o articulados es estrecha. En un arco verdadero es posible soportar un momento sustancial en la línea de arranque si los detalles del apoyo se disponen para ello. Es probable que esto resulte más económico, en particular para luces largas. Sin embargo, la práctica común es el uso de construcción biarticulada.
Una alternativa es permitir que el arco actúe como biarticulado bajo carga muerta parcial o total, y luego fijar los apoyos extremos contra rotación bajo carga adicional.

Los arcos atirantados actúan básicamente como biarticulados, sin importar el detalle de la conexión al tirante.
Algunos arcos se han diseñado como triartículados bajo carga muerta parcial o total, y luego convertidos a la condición de dos articulaciones. En este caso, la articulación de la clave está localizada por lo general en la cuerda inferior de la armadura. Si el eje de la cuerda inferior sigue la línea de empujes para la condición de tres articulaciones, no habrá esfuerzos en la cuerda superior o en el sistema del alma de la armadura. La cuerda superior y los miembros del alma estarán esforzados sólo por las cargas aplicadas después del cierre. Estos miembros serán más o menos livianos y razonablemente uniformes en sección. La cuerda inferior es entonces el miembro principal que soporta la carga.

Sin embargo, si el arco se diseña como biarticulado, el empuje bajo todas las condiciones de carga estará aproximadamente dividido por igual entre las cuerdas superior e inferior. Para una relación dada flecha-luz, el empuje horizontal total en el extremo será menor que para el arreglo con parte de la carga soportada como un arco triarticulado. El cambio de tres a dos articulaciones tiene el efecto de aumentar la flecha del arco sobre la flecha medida desde el arranque hasta la línea central de la cuerda inferior.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada