Pruebas de absorción y permeabilidad del hormigón.


La prueba de absorción se lleva a cabo sumergiendo una probeta de hormigón, en agua durante 48hrs, pesarla después de que se seca su superficie y pesarla una vez más después de secarla al horno. Entonces se puede calcular la absorción al dividir  la pérdida de peso entre el peso obtenido después de haberla secado al horno.

La absorción total se considera como un criterio de durabilidad del hormigón.

La prueba de permeabilidad del hormigón suele obtenerse por la determinación de la cantidad de agua que se impulsa para que fluya hacia adentro de una muestra  durante un intervalo dado de tiempo, o bien, por la determinación de la cantidad de agua que fluye hacia afuera de la superficie opuesta, expuesta al aire, en un intervalo dado de tiempo. 

La filtración, dada con frecuencia en m3/m2/hora, se puede calcular con base en la ley de Darcy para
el flujo viscoso.

Aun cuando el objetivo de las pruebas de permeabilidad es determinar las  características de permeabilidad del hormigón, estas pruebas pueden tener poca relación directa con lo impermeable de la estructura, en virtud de la presencia de grietas y  juntas malas. Sin embargo, además de proporcionar información acerca de las propiedades de permeabilidad del hormigón, la  prueba también es útil en la determinación de los efectos corrosivos de las aguas de filtración.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada