EL HORMIGÓN Y LA TEMPERATURA.


En el capitulo 19 se estudiarán los efectos de  las temperaturas extremas en el hormigón fresco y
las precauciones que deben adoptarse. Ahora veremos su influencia en el hormigón endurecido.

El hormigón se comporta frente a las bajas temperaturas como si se tratase de una piedra natural,
siendo su porosidad, así como su grado de saturación en agua, las características que determinan
su comportamiento frente a  una  helada.  En efecto, al  congelarse el agua introducida  en los
capilares, aumenta de volumen y ejerce un efecto de cuña que fisura al hormigón.

En cuanto  a las altas  temperaturas, el hormigón se comporta  frente  a ellas experimentando una
serie de fenómenos físico-químicos que, en lo esencial, se resumen en la tabla 10.1.

El coeficiente de dilatación térmica,  “α” del hormigón varía con el  tipo de cemento y áridos, con la
dosificación y con el rango de temperaturas; oscilando entre 9,2x10-6 y 11x10-6 para temperaturas

comprendidas entre -15ºC y 50ºC. Como valor medio para los cálculos puede tomarse el de
es decir, 0,01 mm por metro y grado de temperatura, aproximadamente igual al
del acero. Por tanto, este valor es igualmente valido para el hormigón armado y puede aceptarse
hasta una temperatura de 150ºC.

Como los coeficientes de dilatación térmica de las diversas rocas que constituyen los áridos y de
la pasta de cemento,  no son  iguales, las  variaciones de temperatura provocan en  la masa  de
hormigón  movimientos  térmicos diferenciales que pueden amplificar su  sistema interno  de
microfisuras. Por ello, en los hormigones que hayan de estar sometidos a variaciones importantes
de temperatura, conviene escoger los materiales componentes de forma que su compatibilidad
térmica sea la mayor posible.

En el proyecto de estructuras de hormigón es necesario tener en cuenta los movimientos térmicos,
bien estableciendo  juntas de dilatación a distancias adecuadas (apartado 17.2.2), o bien  tomando
en cuenta los esfuerzos generados si la estructura no tiene libertad de movimiento.

El coeficiente de conductividad térmica del hormigón es mucho mas bajo que el del acero, siendo
sus valores respectivos: 1,1 y 45 kcal/m2 • h •ºC por termino medio.

            TABLA 10.1  ACCIÓN DE LAS ALTAS TEMPERATURAS SOBRE EL HORMIGÓN

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada