EN EL HORMIGÓN ENDURECIDO: Por la hidratación del cemento, cambieos térmicos, contracciones por secado.


Por la Hidratación del cemento.-  Estos  cambios pueden ser expansiones o contracciones,
dependiendo de la importancia relativa de dos factores opuestos: La expansión del gel nuevo debida
a la absorción del agua libre de los poros, o la contracción del gel debida a la extracción de agua por
la reacción con el cemento restante no hidratado. 

Influyen: la composición y finura del cemento (a mayor finura mayor contracción), la cantidad de agua
de mezclado, las proporciones de la mezcla, las condiciones y tiempo de curado.
En general las expansiones obtenidas durante los primeros meses no sobrepasan el 0.003%, en tanto
que las contracciones finales después de varios años suelen no ser mayores del 0.015%. ç


Por Cambios térmicos.-  El hormigón no restringido se expande a medida que se eleva la
temperatura y se contrae cuando  esta disminuye. El tipo de agregado influye mucho sobre la
expansión térmica del hormigón debido a las grandes diferencias en las propiedades térmicas de los
diversos tipos de agregados.

El primer agrietamiento debido a contracción por temperatura es por lo general mayor en primavera y
otoño, ya que las variaciones de temperatura en 24h es mayor en esas épocas del año.

Contracción por secado.-  No existe ningún cemento que no  experimente retracción.  Esta
contracción es causada por el secado y la contracción  del gel del cemento que se forma por la
hidratación del cemento Pórtland. 

Los factores que influyen en la contracción son:

1.  Tipo de cemento: tienen mayor contracción los cementos más resistentes y con ganancia de
resistencia más rápida.
2.  A mayor finura de molido de cemento corresponde una mayor retracción.
3.  La presencia de finos en el hormigón aumenta considerablemente la retracción.
4. Cantidad de agua de amasado está en relación directa con la retracción.

El hormigón armado se retrae menos que el hormigón en masa ya que las barras de acero se oponen
al acortamiento.

Por otra parte, todo elemento de  hormigón se encuentra sujeto a algún tipo de restricción del
movimiento, ya sea por causas internas (barras de refuerzo) o externas (unión con otros elementos,
fundaciones).

Debido a los cambios de volumen y a las restricciones de la estructura, se desarrollan esfuerzos de
tracción en el hormigón que exceden la resistencia a la tracción o la capacidad de deformación de
este, produciéndose agrietamientos en las estructuras.  La retracción no es una fuerza sino una
deformación impuesta, que provocara tensiones de tracción y, por consiguiente, fisuras, únicamente
en el caso en que se encuentre impedido el libre acortamiento del hormigón; por ello, tiene tanta mas
influencia cuanto mas rígida es una estructura. Este es el caso de los arcos muy rebajados y de poca
luz, de hormigón en masa, en donde suelen aparecer grietas de retracción; o de las vigas de luz
media o grande si están fuertemente coartadas en sus extremos.

Como  valores medios del acortamiento por retracción, cuando no sea necesaria su determinación precisa, pueden tomarse 0.35mm/m para hormigón en masa y 0.25mm/m para HºAº. Para una evaluación mas afinada, puede determinarse el acortamiento por retracción haciendo influir las variables que mas influyen en el fenómeno.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada