CONSTRUCCIÓN: Pozos punta.



En los materiales granulares se puede abatir el nivel del agua freática por medio de pozos punta. Un pozo punta es un tubo perforado de longitud aproximada de 90 cm y de 38 mm de diámetro, cubierto con una tela cilíndrica para evitar la entrada de partículas finas. Se unen al extremo inferior de un tubo vertical de 38 mm o 50 mm que se encaja verticalmente en el terreno. Usualmente, el pozo punta puede introducirse en el terreno con ayuda de un chiflón de agua, sin golpearlo, aunque en algunos estratos duros se requiere una pulseta o una barrena. En la obra, las líneas de pozos punta separadas de 0.5 a 1.5 m se conectan a una tubería colectora de 15, 20, o 25 cm tendida sobre la superficie del terreno. El colector, a su vez, está conectado a una bomba aspirante. En la fig. 9.2, se muestran las diferentes partes del conjunto. 

Si la profundidad de excavación abajo del nivel del agua freática es mayor que 4 o 5 m, posiblemente se requieran varias filas de pozos punta. La primera excavación se hace a una profundidad del orden de 4 m y se hinca la segunda línea de pozos antes de excavar los siguientes 4 o 5 m. Los pozos se disponen generalmente de manera que los bordes de la excavación quedan formados por un conjunto de taludes interrumpidos por bermas, en las que se alojan las zanjas de drenaje. A esta disposición se le llama de varios pisos y se muestra en la fig. 9.3. 


Figura 9.2 Detalles de un pozo punta.

Figura 9.3 Instalación de pozos punta en varios niveles.


Cuando la cantidad que se va a bombear por pozo es pequeña, puede usarse un sistema eyector de chorro en lugar de la instalación de varios pisos. Cada pozo punta se instala en el fondo de una perforacion ademada. El pozo punta se conecta al lado inferior de una bomba de eyector de chorro, que a su vez se conecta a la superficie con dos tubos, uno de ellos es para el agua que llega a alta presión que hace funcionar la bomba, y el otro para el agua de retomo incluyendo la que sale del pozo punta. La eficiencia es baja, debido a que la mayor parte del agua que saca el sistema hubo de inyectarse previamente para operar la bomba. Sin embargo, un sistema de un sólo piso puede abatir el nivel del agua freática hasta 30m. Cuando las limitaciones de espacio impiden el uso de un sistema de etapas múltiples, pueden resultar económicos los eyectores de chorro.

Si la permeabilidad es menor que lO^-4 cm/seg, el drenaje no puede lograrse bombeando simplemente de pozos punta, debido a que las fuerzas de la capilaridad impiden la salida del agua de los poros del suelo. Sin embargo, el drenaje puede efectuarse por consolidación. Esto puede lograrse haciendo funcionar los pozos punta con una presión inferior a la atmosférica, lo que provoca una succión (fig. 9.4). En este método, los pozos se colocan en perforaciones de 20 cm de diámetro, hechas con barrena o con chiflón. Se coloca luego un filtro de arena media o gruesa, alrededor del pozo hasta 0.5 m o 1 m de la superficie.


Arriba del filtro, se coloca un material impermeable tal como arcilla compactada para formar un sello. En perforaciones que no se mantienen abiertas pueden ser necesarias técnicas especiales.

Las bombas para estas instalaciones deben tener la capacidad para mantener la succión en los pozos y filtro que los rodea. Por lo tanto, la presión alrededor de los pozos se reduce a una pequeña fracción de la presión atmosférica, mientras que en la superficie del terreno obra el peso de la atmósfera. Así, el suelo se consolida bajo una presión de 10 ton/m2. 

Fig. 9.4 Instalación de pozos punta para absorción.

Fig. 9.5  Drenaje por medio de bombas de pozo profundo.


El proceso de succión, es muy efectivo en limos y en limos orgánicos, pero el tiempo necesario para obtener la consolidación y la estabilidad es probable que sea de varias semanas.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada