Zapata de un Muro: Colocación del Refuerzo.

En la zapata de un muro, el refuerzo principal se coloca en ángulo recto al muro y su separación debe ser uniforme. Además, es conveniente colocar algún refuerzo longitudinal para ayudar a salvar los lugares blandos que se asocian a la mayor parte de las variaciones en las condiciones del suelo a lo largo de la zapata. Para este objeto es adecuado un porcentaje de acero de 0.2 a 0.3, excepto en casos excepcionales.
En las zapatas cuadradas, el refuerzo se coloca en direcciones paralelas a los bordes. En cada dirección, las varillas se colocan con separación uniforme. De la misma manera, el refuerzo en el lado largo de las zapatas rectangulares se distribuye uniformemente, en todo su ancho. Por otra parte, las pruebas en zapatas rectangulares han demostrado que las varillas en la dirección corta, deben colocarse con menor separación en el centro que a los lados. A menudo, se usa la ecuación siguiente para la distribución del acero:


en la que nb = número de varillas colocadas en un ancho central igual a la menor dimensión de la zapata
nt = número total de varillas que se necesitan para el momento en la sección crítica
S = relación del lado largo al corto de la zapata.

Se debe tener un cuidado especial para asegurarse de que el concreto es bueno en el fondo de las zapatas, especialmente si el fondo de la excavación está abajo del nivel del agua freatica. La excavacion debe estar seca cuando se cuele el concreto. Además, el refuerzo debe protegerse cuando menos con 7.5 cm de concreto.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada