lunes, 24 de junio de 2013

Modulación en Edificios

Como ya se ha apuntado, la elección de un módulo básico, cuya repetición pueda adaptarse a los diferentes usos, es una decisión importante que puede permitir la construcción estandarizada de los elementos de la estructura. Esta modulación, generalmente posible de establecer, resulta más sencilla cuando el edificio presenta planta rectangular.

Es interesante fijar una dimensión básica que con sus múltiplos y submúltiplos pueda servir para el dimensionado de los distintos elementos. Una dimensión muy utilizada para elementos de falsos techos modulares, suelos técnicos desmontables, luminarias, etc. es la de 60 cm o sus múltiplos (Fig. 2.1.)


Edificio de oficinas
Composision en planta en base a un mósulo "a"
(Fig. 2.1.)
Así, se puede partir, por ejemplo, de módulos en planta de 1,20 m ó 1,80 m, para los elementos de techo y suelo antes señalados, y adoptar como luz principal la de 6,00 m ó 7,20 m, que permite perfectamente la subdivisión en elementos iguales para la prefabricación.

lunes, 17 de junio de 2013

TIPOLOGÍA DE LOS EDIFICIOS MODULARES

Una característica general de los edificios, a los que genéricamente se ha denominado edificios modulares, es el hecho frecuente a lo largo de su vida, de sufrir un cambio de destino o uso a otro distinto del original para el que fueron construidos. Es cada vez más habitual que edificios docentes, sanitarios o en general de oficinas, deban albergar funciones para las que no se proyectaron, con necesidades de disposición y compartimentación de espacios completamente diferentes de las iniciales.

Estas circunstancias conducen a que los edificios de este tipo se conciban y proyecten como contenedores vacíos de geometría sencilla y clara en los que el cerramiento, concebido como una piel envolvente, y la estructura son, en muchos casos, los únicos elementos que se van a mantener invariables a lo largo de tiempo. El acierto en la modulación estructural elegida y las posibilidades de consecución de plantas diáfanas son, por tanto, dos de los aspectos más importantes de un buen proyecto.
En este contexto, la estructura metálica es la gran aliada del proyectista: la amplia gama de perfiles laminados de gran canto y la infinita posibilidad de secciones armadas. permiten salvar grandes luces, adecuando la estructura a esa versatilidad funcional preconizada.

No pretende esta guía fijar con carácter exclusivo tipologías estructurales o valores determinados paras luces y secciones, sino simplemente apuntar posibles soluciones a los problemas que más frecuentemente se presentan, ya que por muy profusa que sea la casuística encerrada en cualquier manual, nunca puede suplir la imaginación y oficio del proyectista.


1. Modulación.  Como ya se ha apuntado, la elección de un módulo básico, cuya repetición pueda...

2. Luces   omo se ha indicado anteriormente, luces entre pilares de 6,00 m ó de 7,20 m son habituales en este tipo de edificios...

3. Altura y espacios para instalaciones  Hasta ahora sólo se han tenido en cuenta los condicionamientos en planta del edificio para la definición de su ... 

4. Fachadas   Las soluciones arquitectónicas para las fachadas vienen condicionadas por el presupuesto disponible para su realización....

lunes, 10 de junio de 2013

Tendencias Actuales en el Uso de Aceros en Edificios

Actualmente se está incrementando considerablemente el uso de aceros de alto límite elástico para algunos elementos de las estructuras. Su aprovechamiento Óptimo se da en piezas poco esbeltas y sin restricciones importantes impuestas por las deformaciones o flechas.

Se debe reseñar brevemente que entre los tipos de acero incluidos en la normativa española 4-37, A-42 y A-52 (denominaciones según NBE-EA-95), el empleo de este último presenta un aumento constante, por lo que los perfiles laminados de dicho tipo son cada vez más habituales en el mercado. El acero A-42. cuya existencia se enmarca únicamente en el mercado nacional, tiende a ser sustituido por el acero A-44, tipificado en las normas UNE, que han actt,ializado también las denominaciones de los aceros, como se puede observar en el capitulo correspondiente.

Un punto muy importante para la reducción de costos estriba en la necesaria estanclanzación de los sistemas constructivos para Ja producción de elementos en serie. En las naves industriales se ha conseguido una gran aproximación a este ideal, y se ha comenzado a aplicar esta experiencia en los edificios de altura.

Facilidad de reformas

En último lugar cabe citar que la estructura de acero admite reformas posteriores a la construcción del edificio, realizables con relativa sencillez. También debe anotarse que el acero es un material reciclable, conservando, por tanto, siempre cierto valor, y que no genera residuos contaminantes.



Tendencias Actuales en el Uso de Aceros en Edificios
Tendencias Actuales en el Uso de Aceros en Edificios

martes, 4 de junio de 2013

Ventajas de la Estructura de Acero

Las ventajas de la utilización del acero en las estructuras frente a otros materiales tradicionales son muchas. Aunque algunas ya se han mencionado, resulta interesante realizar un compendio de las más importantes.

Prefabricación
En primer lugar, la posibilidad de prefabricación de los elementos que componen la estructura. Esto permite, por una parte, solapar los plazos de ejecución de las infraestructuras con los de prefabricación en taller, acortando el plazo global.

Por otra parte, la realización del máximo trabajo en taller, ejecutando en él todas las soldaduras necesarias y dejando todos los elementos dispuestos para su ensamblaje en obra mediante uniones atornilladas, garantiza un estricto control de calidad, reduciendo en gran medida el posible fallo humano y el eventual efecto negativo del frío, el viento y la lluvia en las operaciones de soldadura.
Asimismo, se consigue una gran rapidez de montaje en obra, limpieza en su ejecución y exactitud dimensional.

Gran resistencia - Grandes luces

La capacidad resistente del acero permite su utilización en estructuras de grandes luces para la consecución de plantas diáfanas, resultando más ligeras y esbeltas que las que se consiguen con otros materiales. Debido a ello, los elementos auxiliares de montaje necesarios, que pueden llegar a ser determinantes en edificios de gran altura o de difícil acceso, resultan más económicos.

Secciones reducidas
Debido a su ligereza y a las reducidas secciones necesarias para un mismo edificio frente a otros materiales, el aprovechamiento del espacio es máximo, posibilitando además el ocultamiento de la estructura en fachadas, tabiquerías, forjados,..., consiguiendo espacios limpios.

Adaptabilidad
Las estructuras de acero pueden adaptarse a cualquier solución estructural deseada por el proyectista, por medio de entramados rígidos o articulados. Esto hace que la adaptación al tipo de terreno portante sea muy flexible. En terrenos con posibilidad de futuros asentamientos, las soluciones articuladas se comportan mejor. Igualmente, es posible amoldar- se a cualquier distribución en planta.


Ensamblaje con otros elementos
Una gran ventaja es la sencillez que presenta el ensamblaje de elementos no estructurales y la calidad de su ejecución, fundamentalmente de los elementos que conforman la piel del edificio, como son los materiales de fachada y las carpinterías.

Igualmente presenta gran facilidad para combinar con cualquier tipo de forjado, comportándose especialmente bien con los formados por chapa nervada colaborante y con placas prefabricadas aligeradas.

La opción de dejar la estructura vista, puede contribuir a dotar de personalidad al edificio.

Reducción de costos
Los factores económicos que pueden resultar determinantes en la elección del tipo de material estructural, ayudan también a decidirse por el acero. Como dato orientativo, el costo de la estructura en un edificio de oficinas viene a suponer entre un 10 y un 15% del costo total, incluyendo las instalaciones auxiliares.

A la similitud de precios que presentan las estructuras de acero con las de otros materiales constructivos, hay que añadir un factor fundamentas: la rapidez de ejecución de las estructuras de acero que, garantizada por un correcto plan de obra, conlleva un ahorro en los costes financieros de Ja construcción. Igualmente, su mayor ligereza estructural implica una disminución en el coste de las cimentaciones.

Un punto muy importante para la reducción  de costos estriba en la necesaria estandanzación  de los sistemas constructivos  para Ja producción de elementos en serie. En  las naves industriales se ha conseguido una  gran aproximación a este ideal, y se ha comenzado  a aplicar esta experiencia en los edificios  de altura.

Facilidad de reformas
En último lugar cabe citar que la estructura  de acero admite reformas posteriores  a la construcción del edificio, realizables  con relativa sencillez. También debe anotarse  que el acero es un material reciclable,  conservando, por tanto, siempre cierto valor,  y que no genera residuos contaminantes.