PILARES Y VIGAS - EDIFICIOS MODULARES

1. Pilares.

Los pilares o soportes son elementos que transmiten las cargas a la cimentación. La flexión, generalmente, es pequeña (excepto en los sistemas de nudos rigidos), pudiendo incluso ser prácticamente nula en los casos de nudos articulados.

El perfil más conveniente es la sección H (HEB, HEA, HEM), por requerir una menor cantidad de mano de obra y porque, debido a ser un perfil abierto, sus uniones son más sencillas. Su utilización como perfil simple es adecuada debido a que sus radios de giro son del mismo orden de magnitud en ambas direcciones. No obstante, en casos de compresión centrada, pueden existir perfiles tubulares simples con mayor aprovechamiento, pero la complejidad de las uniones en éstos, hace que los perfiles en H sean , en general, la mejor elección.

Otro sistema para el diseño de pilares consiste en la combinación de dos o más perfiles laminados 1 tipo UPN 6 IPE, formando lo que se denomina sección compuesta. Se realiza uniendo los perfiles directamente entre si por medio de un cordón de soldadura, (continuo para evitar oxidaciones en el interior) (Fig. 3.8.), o solidarizando los perfiles por medio de presillas (Fig. 3.9.) o elementos de celosía. En estos pilares compuestos puede conseguirse que las esbelteces sean las idóneas en las dos direcciones, obteniendo un óptimo resultado en el caso de compresión centrada.



Como en el caso de los perfiles tubulares, en estos perfiles compuestos las uniones son más complejas que en los perfiles simples.

Pueden utilizarse también secciones compuestas formadas por perfiles y chapas. Unicamente en los casos en los que las solicitaciones sean muy elevadas es recomendable su utilización.

Se insiste en el empleo de perfiles simples abiertos por la facilidad que presentan sus uniones, as como la menor aportación de mano de obra que conlleva su elaboración.

En el cálculo de un pilar inciden además de la solicitación, el tipo de acero, la longitud entre los nudos inicial y final, y las propias vinculaciones de sus extremos. Estos factores se analizan en el capitulo de cálculo de elementos.

2. Vigas.

Las vigas o jácenas o dinteles son elementos que reciben las cargas de los forjados y las transmiten a los pilares, trabajando principalmente a flexión.

El perfil ideal, trabajando a flexión, que proporciona el máximo rendimiento es aquel que tiene la masa material alejada del c.d.g. La materialización más apropiada de este ideal se produce en los perfiles laminados en doble T (Fig. 3.10). Por ello, se recomienda la utilización, siempre que sea posible, de  perfiles tipo IPE. En los casos en los que la reducción del canto es un gran condicionante pueden usarse perfiles en H, a pesar de su menor rendimiento.




En los casos de vigas de grandes luces y con cargas elevadas, cuando los perfiles laminados no proporcionen la resistencia y la rigidez requeridas, deben utilizarse vigas armadas, abiertas o en cajón (Fig. 3.11. y 3.12.).



En el cálculo de estas vigas, además de la comprobación de la resistencia y la rigidez necesaria de las mismas, deben hacerse, en algunos casos, las siguientes:

• Comprobación al pandeo lateral cuando este pueda producirse (en la mayoría de los casos no es necesario, ya que el forjado lo impide).
• Comprobación del aboflamiento del alma. No es necesaria, en general, en los perfiles laminados. Lo es en las vigas armadas, en las cuáles deben comprobarse también las soldaduras entre alas y alma.

En los puntos de aplicación de fuertes cargas puntuales deben colocarse rigidizadores verticales.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada