EDIFICIOS MODULARES BASES DE CÁLCULO

Se parte de la base de que una estructura es idónea cuando, durante su vida útil, cumple las condiciories de resistencia, rigidez y estabilidad para las que ha sido proyectada. Esto quiere decir que, al ser sometida la estructura a unas acciones establecidas de acuerdo con las hipótesis de cálculo consideradas, las tensiones de trabajo no superan las de agotamiento del material, sus deformaciones no sobrepasan los límites máximos establecidos y cada elemento de la estructura y toda ella en conjunto, son estables.

La NBE-EA-95 establece tres hipótesis de carga (CASO I, CASO II y CASO III), cada una de las cuáles determina las combinaciones de acciones a tener en cuenta y los coeficientes de ponderación a aplicar a cada una de ellas, dependiendo de si su efecto es desfavorable o favorable. Cada caso combina acciones constantes y acciones variables.

Se denominan acciones constantes a aquellas que actúan, o pueden actuar, en todo momento o durante largo período de tiempo con valor fijo en posición y magnitud:

• Peso propio
• Carga permanente
• Peso y empuje del terreno
• Acciones térmicas
• Asientos de las cimentaciones

Se denominan acciones variables las que no cumplen con las condiciones anteriores. Pueden ser:

• Sobrecargas de uso
• Sobrecargas de ejecución
• Acciones de viento
• Sobrecarga de nieve
• Acciones sísmicas

En el cuadro siguiente se indican los coeficientes a aplicar en cada caso para obtener las acciones ponderadas.

La norma establece las condiciones de agotamiento para distintos estados tensionales. En el nivel que se maneja en esta publicación, únicamente se hará uso de los estados tensionales planos, con tensión normal y tangencial, habituales en edificación. La condición de agotamiento en estos casos viene dada por la expresión:



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada