SOBRECARGAS DE USO EN EDIFICIOS DE VIVIENDAS, OFICINAS Y ANÁLOGOS

Los valores aparecen regulados en la Norma Básica de la Edificación NBEAE-88 "ACCIONES EN LA EDIFICACION"

Resultan necesarias dos consideraciones adicionales. La primera de ellas es el cuidado con que deben considerarse las sobrecargas de zonas ajardinadas, no sólo en cuanto a la sobrecarga de carácter fijo que supone la tierra vegetal, sino a la evaluación correcta de este valor en condiciones de terreno saturado por la lluvia. Por otra parte, en muchos casos no es descartable la posibilidad de que en casos excepcionales estas zonas soportan además sobrecargas de personas, lo que debe ser considerado, atribuyéndole el carácter accidental. si ese es el caso.

La segunda consideración se refiere a la conveniencia, en muchos casos, de considerar en los edificios de uso público tales como ificinas, bibliotecas, escuelas, etc., además de las sobrecargas de uso uniformemente repartidis, la existencia (no simultánea) de cargas concentradas en zonas reducidas.

La tabla T-9.l, da indicaciones adecuadas al respecto.

1. Reducción de sobrecargas

La reducción de sobrecarga, tema esencial como dijimos anteriormente, requiere consideración detallada.
Por un lado, la Norma NBE AE-88 (9.3), establece las reducciones indicadas en la tabla T-9.2.
Existió también la Norma UNE 24003 que establecía las reducciones que figuran en la labia T-9.3 y que, de acuerdo con dicha Norma, se aplicaban sólo a viviendas y oficinas.


Aunque la Norma NBE AE-88 es de obligado cumplimiento, es claro que el Proyectista puede adoptar criterios distintos a los de la Normativa Oficial, siempre que estén debidamente justificados. En este sentido la Norma IJNE puede ser una base interesante para casos concrclos e incluso en grandes edificios y sobre todO en edificios de muchas plantas, es siempre aconsejable un estudio directo del tema.

Un documento de excepcional importancia en relación con el tema que nos ocupa es la Norma norteamericana LEN IFORM BU!LDJNG CODE (9.4). Esta Norma, de uso habitual en EE.UU. y empleada con frecuencia en muchos otros países, presenta un tratamiento muy interesante en lo referente a la reducción de sobrecargas variables, que resumimos a continuación:

Para el cálculo de toda pieza cuya área tributaria de sobrecarga exceda 15 m2, incluidos los forjados sin vigas, excepto para locales de reunión pública y para sobrecargas variables superiores a 48,8 kN/m2, la sobrecarga total podrá reducirse de acuerdo con la fórmula


Para sobrecargas de almacenamieto superiores a 48,8 KN/m2 no se aceptan reducción en vigas y forjados sin vigas, pero pueden reducirse las sobrecargas en pilares en el 20%.

La tabla T-9.4 de la información complementaria sobre valores de r y R'.

En la figura 9-5 se indican gráficamente los valores de la formula 9.1 con las limitaciones de la 9.2. Como puede apreciarse, la reducción es muy importante incluso en areas cargadas pequeñas. Obsérvese qye ek UNIFORM BUILDING CODE hace depender la reducción, no sólo del número de plantas, sino del áerea de carga de cada pieza en su planta. Esto tiene gran importacia pues permite, para vigas y forjados sin vigas, reducciones aprecialbes de los valores de las sobrecargaas, cosa que no es posible con NBE AE-88 ni con UNE 24003.

Por otro lado y pensando en los edificios de elevado número de plantas, obsérvese en la figura 9-5 los limites establecidos por NBE AE-88 y UNE 24003 y el carácter excesivamente  prudente de la NBE.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada