Resalto Hidráulico.

El  resalto  o  salto  hidráulico  es  un  fenómeno  local,  que  se  presenta  en  el  flujo rápidamente variado, el cual va siempre acompañado por un aumento súbito del tirante y una pérdida de energía bastante considerable (disipada principalmente como calor), en un tramo relativamente corto. Ocurre en el paso brusco de régimen supercrítico (rápido) a régimen subcrítico (lento), es decir, en el resalto hidráulico el tirante, en un corto tramo, cambia de un valor inferior al crítico a otro superior a este. La Figura  5-11 muestra este fenómeno.

 Generalmente,  el  resalto  se  forma  cuando  en  una  corriente  rápida  existe  algún obstáculo o un cambio brusco de pendiente. Esto sucede al pie de estructuras hidráulicas tales como vertederos de demasías, rápidas, salidas de compuertas con descarga por el fondo, etc., lo que se muestra en la Figura 5-12

 
FIGURA 5-12 Lugares apropiados para formarse el resalto hidráulico

En  un  resalto  como  el  que  se  muestra  en  la  Figura  5-13  se  pueden  realizar  las siguientes observaciones:
FIGURA 5-13 Elementos del resalto hidráulico


  • Antes del resalto, cuando el agua escurre todavía en régimen rápido, predomina la energía cinética de la corriente, parte de la cual se transforma en calor (pérdida de energía útil) y parte en energía potencial (incremento del tirante); siendo esta la que predomina, después de efectuado el fenómeno.
  • En la Figura 5-13, las secciones (1) y (2) marcan esquemáticamente el principio y el final del resalto. Los tirantes y1 y y2 con que escurre el agua antes y después del mismo se llaman tirantes conjugados. donde : 
          y2 = tirante conjugado mayor
          y1 = tirante conjugado menor
  • La diferencia: y2  – y1  es la altura del resalto y L su longitud; existen muchos criterios para encontrar este último valor.
  • E1 es la energía específica antes del resalto y E2 la que posee la corriente después de el. Se observa que en (2) la energía específica es menor que en (1) debido a las fuertes  pérdidas  de  energía  útil  que  el  fenómeno  ocasiona;  esta  pérdida  se representa como: E1 – E2.
Además de su merito como disipador natural de energía, el resalto hidráulico tiene muchos otros usos prácticos, entre los cuales se pueden mencionar los siguientes:

a)  Prevención o confinamiento de la socavación aguas debajo de las estructuras hidráulicas donde es necesario disipar energía.
b)  Mezclado eficiente de fluidos o de sustancias químicas usadas en la purificación de aguas, debido a la naturaleza fuertemente turbulenta del fenómeno.
c)  Incremento del caudal descargado por una compuerta deslizante al rechazar el retroceso del agua contra la compuerta. Esto aumenta la carga efectiva y con ella el caudal.
d)  La recuperación de carga aguas debajo de un aforador y mantenimiento de un nivel alto del agua en el canal de riego o de distribución del agua.

1 comentarios:

Eduardo Vivas Espinoza dijo...

MUCHAS GRACIAS MUY BUENO LA EXPLICACION ME SIRVIO PARA DESPEJAR MUCHAS DUDAS, SALUDOS DESDE ECUADOR-PORTOVIEJO

Publicar un comentario en la entrada