Aceros al Carbono.

Los aceros al Carbono comunes, simplemente laminados y sin ningún tratamiento térmico, son plenamente   satisfactorios   y   constituyen   un   porcentaje   considerable   dentro   de   los   aceros estructurales.

Los requisitos fundamentales que deben cumplir estos aceros, son los siguientes:

• Ductilidad y homogeneidad.
• Valor elevado de la relación resistencia mecánica / límite de fluencia.
• Soldabilidad.
• Apto para ser cortado por llama, sin endurecimiento.
• Razonable Resistencia a la corrosión.

Con excepción de la resistencia a la corrosión, todos los otros requisitos son satisfechos en mayor o menor grado, por los aceros al Carbono de bajo a medio contenido de Carbono, que son obtenidos por laminación y cuyos límites de resistencia varían de 400 a 500 MPa y alargamientos que están en torno al 20%. La ductilidad de estos aceros garantiza una excelente trabajabilidad en operaciones como el corte y doblado, sin que se originen fisuras u otros defectos.

El límite de fluencia, así como el módulo de elasticidad, son las características del acero que se utilizan  en  el  proyecto  y  el  cálculo  de  una  estructura. La  soldabilidad  por  otra  parte,  es  otra característica muy importante en este tipo de material de construcción. Los aceros al Carbono comunes también satisfacen este requisito, pues pueden ser soldados sin alterar su microestructura.

Finalmente, la resistencia a la corrosión sólo es alcanzada por la adición de pequeñas cantidades de cobre.

TABLA 5.1    CLASIFICACION SEGÚN NB 728

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada