Exudación (Sangrado).

Se puede obtener otra medida de la trabajabilidad con base en la prueba de exudación, en la que se determina la tendencia del agua a separarse de los otros componentes del hormigón y subir hasta la parte superior de la masa de ese hormigón.

La tendencia del agua de subir a la superficie del hormigón recién vaciado, conocida como exudación, se puede determinar con base en los Métodos estándar de la ASTM C232 para la exudación del hormigón. La prueba consiste en vaciar hormigón en un recipiente de 14 lt de capacidad, con la aplicación de procedimientos estándar. Luego la superficie se alisa y nivela con la llana, con un mínimo de acción y el hormigón se deja reposar. A intervalos específicos, el agua que se acumula sobre la superficie se extrae con una pipeta y se mide. Puede obtenerse la razón de exudación y el agua acumulada de exudación, expresadas como porcentajes del agua neta de mezclado en la muestra de prueba.

Consideraciones

La exudación podría considerarse como conveniente debido a que al disminuir el contenido de agua conduce a una disminución en la relación agua/cemento. Sin embargo, la exudación perturba la homogeneidad del hormigón y provoca otros resultados que no son convenientes, por lo cual se deben tomar en cuanta las siguientes consideraciones:

•  En virtud de la ganancia de agua en la superficie del hormigón recién vaciado, esta superficie tiende a volverse débil y porosa, quedando sujeta a la desintegración por la acción de congela- ción y deshielo o por la percolación del agua.

•  El agua que sube a la superficie puede arrastrar las partículas inertes y finas del cemento que debilitan la parte superior y forman una nata llamada “lechosidad”, la cual debe quitarse si se va a vaciar una nueva capa de hormigón.

•  Conforme el agua sube por el hormigón se forman canales de flujo en la masa de éste y se acumula agua debajo de las partículas de agregado grueso y debajo de las varillas horizontales de refuerzo. Esta acción conduce a una estructura más débil de hormigón debido a la falta de adherencia entre la pasta y el agregado grueso y entre el hormigón y el acero de refuerzo. Como resultado,  un  hormigón  con  una  cantidad  grande  de  agua  de  exudación  puede  ser  muy permeable y el acero de refuerzo puede quedar sujeto a la corrosión.

La exudación puede controlarse en gran parte mediante una selección adecuada de los componentes y  de las proporciones de la mezcla de hormigón. Las mezclas más ricas hechas con cementos finamente molidos que tengan propiedades normales de exudación, cantidades mínimas de agua de mezclado, arenas naturales suaves con un porcentaje adecuado de finos, aditivos inclusores de aire o aditivos que consten de partículas finas son todas útiles en la disminución de la exudación de las mezclas de hormigón.

Puede obtenerse cierta mejora de  las  propiedades del hormigón que ha  tenido una exudación apreciable vibrándolo o apisonándolo al final de la exudación y principio del fraguado.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada