Aguas Subterráneas

El agua que se encuentra por debajo de la superficie del suelo, en los distintos estados y relaciones de composición con la parte sólida y gaseosa, se conoce como agua subterránea. Representa una fase muy importante del ciclo hidrológico ya que la mayor parte del flujo en corrientes permanentes de agua proviene del agua subterránea. A su vez una parte del flujo en corrientes intermitentes puede filtrarse bajo la superficie, por lo que ningún examen sobre agua superficial  que  tenga  características  de  evaluación  integral  del recurso  puede  ignorar  las relaciones con los procesos subsuperficiales.

La Hidrogeología sería la ciencia que se ocupa del estudio de las aguas subterráneas. Aunque el objeto de la ciencia queda así perfectamente definido, parece conveniente añadir más detalles que establezcan al menos las grandes líneas de actuación y, sobre todo, que realcen el carácter multidisciplinar que hoy en día tiene la Hidrogeología (ver Figura 3.10).

Los estudios hidrogeológicos son de especial interés no solo para la provisión de agua a la población sino también para entender el ciclo vital de ciertos elementos químicos, como así también para evaluar el ciclo de las sustancias contaminantes, su movilidad, dispersión y la manera en que afectan al medio ambiente, por lo que esta especialidad se ha convertido en una ciencia básica  para  la  evaluación  de sistemas  ambientales  complejos.  El  abordaje  de  las  cuestiones hidrogeológicas abarca:

La  evaluación  de  las  condiciones  climáticas  de  una  región,  su  régimen  pluviométrico,  la composición química del agua, las características de las rocas como permeabilidad, porosidad, fisuración,  su  composición  química,  los  rasgos  geológicos  y  geotectónicos,  es  así  que  la investigación hidrogeológica implica, entre otras, tres temáticas principales:

1.   El estudio de las relaciones entre la geología y las aguas subterráneas.
2.   El estudio de los procesos que rigen los movimientos de las aguas subterráneas en el interior de las rocas y de los sedimentos.
3.   El estudio de la química de las aguas subterráneas (hidroquímica e hidrogeoquímica).

Grandes cantidades de agua son almacenadas en el suelo. El agua se sigue moviendo, aunque de manera muy lenta, y sigue siendo parte del ciclo del agua. La mayor parte del agua del suelo proviene del agua de lluvia que se infiltra a través de la superficie del suelo.

                                 Figura 3.10: Ciclo hidrogeológico

  
La capa superior del suelo, es la zona no-saturada, donde las cantidades de agua varían con el tiempo, pero no alcanzan a saturar el suelo. Por debajo de esta capa, se encuentra la zona de saturación, dónde todos los poros, grietas y espacios entre las partículas de roca se encuentran llenos de agua. El término agua subterránea es utilizado para describir esta zona.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada