Ventilación en alcantarillas y colectores.


Para garantizar las condiciones aerobias en las aguas que circulan por los colectores, para evitar la retención de gases en los puntos altos de sumideros, afectando a los  habitantes de la zona, se hace preciso pensar en la instalación de chimeneas de ventilación. Por diferencia entre la temperatura casi constante en el colector y las temperaturas exteriores se establecen una corriente de aire que garantiza la ventilación adecuada. La altura de las chimeneas debe ser de 9 m sobre la calzada, siendo su diametro interior de 20 cm.

Su colocación cada 250 m se considera suficiente. Estas chimeneas pueden ser disimuladas en fachadas de edificios o en elementos decorativos, como columnas.

Este elemento es imprescindible en depósitos o locales en relación con las aguas residuales, como en depósitos de bombeo, zonas de entradas a estaciones depuradoras, depósitos de lodos de las depuradoras, etc.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada